Intel va a unir su débil negocio móvil con el de los ordenadores

650_1000_191c

Conforme la línea de desarrollo que divide a dispositivos móviles y de escritorio se va rompiendo, y el mercado va mostrando su preferencia por los primeros, las empresas tienen que ir adecuando sus estrategias e infraestructuras.

 

Unas han estado más hábiles que otras para realizar estos cambios, o al menos lo supieron ver antes. A otros, como Intel, les va a costar mover unas divisiones tan grandes y definidas, pero su intención es unirlas.

 

El gigante de los procesadores va a juntar ambos negocios: la división que se encarga de inventar y producir hardware para móviles y tablets – con poco éxito -, será la misma que la que hace los procesadores de nuestros portátiles y ordenadores.

 

Las líneas que separan a ordenadores, tablets, móviles y phablets, cada vez están más difusas. Tenemos que acelerar la implementación y creación eficiente de soluciones que nos permitan movernos rápido entre las diferentes categorías de productos. Chuck Mulloy, Intel

Así ha explicado el plan el jefe de la empresa – mediante correo a empleados -, Brian Krzanich. Los cambios empezarán a producirse a comienzos de 2015, y la persona a cargo del nuevo barco seráKirk Skaugen, ahora responsable de la parte más sana – ordenadores – del grupo.

 

650_1000_intel-inside

Mala situación económica en la división móvil

 

La necesidad de unir fuerzas también tiene que ver con la salud de la parte móvil, que ha presentado números preocupantes en últimos resultados financieros. El pasado mes de abril, Intel nos contó que tenía un plan para salir de números rojos a la división móvil, pero parece que la estrategia ha cambiado y la solución pasa por unir fuerzas.

 

La línea que divide a un Core con un Atom es difusa, unos avanzan en eficiencia, al mismo tiempo que los otros en potencia. Hay que cambiar la estrategia para estar en el mundo móvil

En el último trimestre de 2014 se registraron unas pérdidas de 1.000 millones de dólares en la división. Afortunadamente compensadas por el incremento del 9% de los ingresos en la parte de los ordenadores, con 4.000 millones de dólares en beneficios.

 

Su planificación de ventas parece que queda igual, con la intención de colocar en el mercado de las tablets, más de 40 millones de procesadores antes de terminar el año. Tiene complicado ponerse rápidamente al día con soluciones LTE, como las que está ofertando las empresas que han elegido ARM, especialmente Qualcomm.

 

El Mobile and Communications Group es el equipo encargado de los SoC (System on Chip), y por lo tanto de la parte de comunicaciones (modems, GPS, Bluetooth, WiFi) se disuelve y pasa a formar parte de la estructura de Client Computing Group. El equipo relacionado con las tecnologías de radiofrecuencia pasará a trabajar con investigación y desarrollo.

 

Los detalles de una nueva estrategia no están claros, qué es lo que tendrá prioridad: mejorar el diseño de las soluciones móviles o seguir evolucionando los Core M – sus primeros chips de 14 nanómetros – hacia algo más móvil.

 

Lo que parece claro es que el trabajo conjunto de las divisiones creará mejores productos. No tiene pinta de que los cambios vayan a repercutir en las últimas planificaciones, donde se incluyen Skylaneo Airmont.

 

Fuente: Xataka